Accueil > Collège & lycée > Langues étrangères > Espagnol > La lengua española en el mundo

La lengua española en el mundo

2008

Photographie tirée du film El Camino http://www.elcaminofilm.com/galeria.html

http://elcastellano.org/noticia.php...

03/07/2008

José Ma. Ansón : "Casi cincuenta millones" hablan español en EE. UU.

El Cultural

Estados Unidos es ya el segundo país hispanohablante del mundo tras (tras : après, derrière) México. Casi 50 millones de personas se expresan en español, si contamos los inmigrantes irregulares. Más de 6 millones de estudiantes están matriculados en castellano en los diversos niveles de la enseñanza pública. La suma de todas las demás (1) lenguas –francés, alemán, italiano, portugués, ruso, japonés, chino…– es inferior a la demanda de los estudiantes en español. Las minorías hispanas en Estados Unidos ya no ocultan su origen. Se sienten orgullosas del idioma que afirma su identidad cultural. García Márquez ha declarado que considera a Estados Unidos un país bilingüe.

Más de 450 millones de personas hablan español en todo el mundo. Es una cifra apabullante (2). Francisco Moreno y Jaime Otero han publicado un impresionante Atlas de la lengua española en el mundo. En Brasil, el gigante iberoamericano, el estudio de la lengua de Neruda y García Lorca es oficial. En Suecia, Noruega, Alemania, Japón, Corea o China, por citar sólo ejemplos relevantes (3), el español es el segundo idioma que se estudia, después del de Shakespeare y Bernard Shaw.

El inglés es la lengua franca del mundo y representa tal vez al 70% como idioma internacional. El español figura destacado (4) en el segundo puesto. Como lengua nativa, el castellano es ya la primera por delante del inglés porque el chino no es un idioma internacional y además (además = de plus, en outre) resulta difícil desenmarañar (5) la madeja (6) dialectal de aquella inmensa nación. Ese dato (dato = donnée) revelador del español como lengua nativa internacional más hablada del mundo lo recoge Ángel López García en un libro científico copiosamente documentado.

Ángel Martín Municio dirigió, antes de fallecer (7), un estudio para la Fundación Santander en el que se llega a una conclusión reveladora : la lengua castellana genera económicamente para España el 15% de nuestro producto interior bruto, lo que la instala entre los renglones (8) más robustos de la economía nacional. Rogelio Blanco me ha enviado libros reveladores en esta línea, así como los estudios de Juan Carlos Jiménez y Aránzazu Narbona.

Además de constituirse como el gran tesoro cultural de nuestra nación, resulta que el idioma español se ha convertido en un excelente negocio. Está claro que ese factor, que tiene sin duda alta importancia, a mí me importa mucho menos que la dimensión cultural.

El catalán es un bellísimo idioma español hablado por 3 millones de personas, un vaso de agua clara, según la expresión de un escritor andaluz, cuando la lengua de Pla sufría persecución dictatorial. El castellano es otro bellísimo idioma español hablado por 450 millones de mujeres y hombres en todo el mundo, entre los cuales están los 7 millones que viven en Cataluña.

Todos estos datos que acabo de resumir convierten en una soberana (soberano, a = souverain, magistral) estupidez el acoso (acoso = poursuite, harcèlement) que el castellano sufre en estos momentos en Baleares, Cataluña, País Vasco y Galicia. Nacionalistas trasnochados (9) y decimonónicos (decimonónicos = du dix-neuvième siècle) están haciendo un daño (daño = mal) gravísimo a los escolares de estas regiones porque el conocimiento de la lengua castellana es un vehículo utilísimo de comunicación internacional. Con tal de acumular nuevas parcelas de poder, grupúsculos de políticos voraces no vacilan (10) en perjudicar a sus conciudadanos. ¡Qué error, qué inmenso error ! La estúpida persecución del castellano lesiona la cultura en su entendimiento más profundo, limita el desarrollo (desarrollo = développement, croissance, déroulement) económico de las nuevas generaciones, fragiliza la creación artística, oscurece el trabajo de investigación en el mundo de la ciencia y la Universidad. No se trata, en todo caso, de defender el idioma español, que se defiende solo. Se trata de defender el derecho fundamental del ciudadano a educar a sus hijos en la lengua vehicular de España.

En los dos últimos años he dedicado esta página, al menos en cinco ocasiones, a exponer la realidad cultural del español y a denunciar la persecución de la que es víctima. Me alegra infinito que se haya puesto en marcha una campaña en este sentido, con Vargas Llosa al frente, y tengo la esperanza de que no se politice. La lengua española no es un arma arrojadiza para arremeter (11) con ella contra el partido rival y llenar así la cesta (cesta : panier) de los votos. Es un derecho cívico, un torrente de agua clara, una maravillosa realidad cultural de la que tenemos la suerte histórica de disfrutar (disfrutar = s’amuser de ; jouir de ; profiter de) cerca de 500 millones de hispanohablantes.

*****

(1) las demás : les autres
(2) apabullante : troublant
(3) relevante : éminent, remarquable
(4) destacado : remarquable, saillant
(5) desenmarañar : démêler
(6) madeja : écheveau, pelote
(7) fallecer : décéder
(8) renglon : ligne, poste
(9) trasnochados : de la veille, usé ; trasnochar = passer une nuit blanche.
(10) vacilar : hésiter, chanceler, crâner.
(11) arremeter : se jeter (contra, sur) ; s’en prendre (contra, à)

**********************************************************

http://www.lavozdegalicia.es/opinio...

Línea abierta : | José A. Ponte Far Profesor de Lengua y Literatura

Problemas lingüísticos

Fecha de publicación :
Domingo 06 de julio de 2008

Leo en este periódico un informe sobre las notas de Selectividad, y entre los datos (dato = donnée) objetivos que se exponen (exponer = exposer, expliquer) hay uno que tiene que hacernos reflexionar a cuantos estamos involucrados en (involucrar en = impliquer dans) ello. Se trata de que la Lengua Castellana, la Gallega y la Inglesa son, entre las materias comunes, las que obtienen calificaciones más bajas. No debiera ser lo normal, teniendo en cuenta que se trata de asignaturas (asignatura = matière -d’enseignement- , discipline) que el alumno ha cursado (cursar = faire des études de ; envoyer, donner, présenter ; cursado -> acostumbrado = versé) durante cuatro años de la ESO y los dos de Bachillerato. El nivel de competencia lingüística y de conocimientos gramaticales y literarios se debería ir alcanzando (alcanzar = rattraper, rejoindre, atteindre, obtenir ; noter ir + gérondif) gradualmente, curso tras curso, sobre una buena base y con los métodos adecuados. Es decir : enseñar a leer, a entender lo que se lee y a decir lo que se quiere decir, con exactitud y claridad. A lo largo de años, claro. Y leyendo. Más lectura de obras literarias. Y esto no se logra (lograr : obtenir, remporter, réussir) ¡suprimiendo horas de literatura !

Además, en el estudio de las lenguas necesitamos eliminar defectos (defecto = défaut) crónicos, enquistados (enquistado = enkysté, emboîté) en nuestros planes de estudio. Una lengua, la que sea, se aprende y se perfecciona hablándola, escribiéndola, usándola. Será sobre ese uso diario e intenso como podremos ajustar las normas, entender aquella excepción, seleccionar tal expresión. Se habló siempre de la incapacidad de los españoles para estudiar idiomas. Lo que pasa es que los españoles nos hemos cansado de estudiar reglas sintácticas, morfológicas y de todo tipo, con sus excepciones correspondientes, para luego encontrarnos con que no entendemos al primero que nos habla en inglés (o francés, o alemán), porque carecemos de (carecer de = manquer de) vocabulario, porque nuestro oído no está acostumbrado a esos sonidos (sonido = son) ni a esa entonación.

Lo que estoy diciendo sobre la enseñanza de los idiomas foráneos vale, tal cual, para la lengua castellana y para la lengua gallega. Soy de los convencidos de que más que « ciencia de la lengua » hay que insistir en el « uso de la lengua ». Que un alumno de segundo de bachillerato lea silabeando y a trompicones (trompicon = faux pas, par à-coups), que tenga dificultades serias para entender un artículo periodístico, que escriba a base de oraciones simples y con un léxico de subsistencia que no le alcanza (alcanzar = rattraper) para explicar lo que supuestamente pretende decir, no se puede corregir en un curso. Esto tenía que haberse subsanado (subsaner = résoudre, réparer) mucho antes. Y no echo balones fuera, culpando de ello a los profesores de años anteriores. No, porque muchos de estos mismos alumnos de segundo son capaces de segmentar morfológicamente palabras complicadas, seguir la pista de enrevesadas (enrevesada = compliquée) oraciones sustantivas, identificar todas las perífrasis verbales y señalar puntualmente todos los rasgos (rasgo = trait) del lenguaje científico, por ejemplo. Es decir, los profesores han trabajado los contenidos que libros y programas oficiales les han diseñado. Pero lo cierto es que tenemos alumnos suficientemente gramaticalizados, pero mal alfabetizados. Con una muy trabajada ignorancia lingüística, que les servirá para aprobar (aprovar = réussir) la selectividad, aunque eso sí, con notas bajas. Algo es algo.

Référence dictionnaire : http://www.wordreference.com/esfr/